Publicado: 17 de Febrero de 2018 a las 00:00

Siempre he creído que una instaladora puede ser algo más que un "montador" de elementos...

Con una visión global del proceso constructivo, puede ser un aliado técnico y de diseño de primer nivel, conjuntamente con los equipos de Proyecto y mejorar ampliamente el producto final.

Hay tal cantidad de situaciones, materiales, formas de vivir, trabajar, sistemas adaptados a los entornos, precios, respuesta, garantía...
Resulta más que evidente que se debe contar con la opinión del instalador.

Allí donde mejor se puede trabajar, es "sobre el papel", en las fases previas al inicio ejecutivo del proyecto. Es tiempo invertido, pero que permite "borrar" errores, hacer correcciones, repensar, valorar, medir, diseñar y finalmente llegar a una decisión consensuada con todos los elementos de valor para que la Propiedad decida con todo el juicio de valor que haga falta.

Las sinergias y compartición general del conocimiento, favorecen de una forma espectacular las ideas en general y el resultado final en particular.
Siendo sobretodo algo muy "hecho a medida" y particularizado, estudiado para ser ejecutado, con la máxima de: Precio, Tiempo y Calidad (en el orden que cada uno decida)...

#equipos