Publicado: 19 de Marzo de 2018

Una pérdida oculta o “sin importancia”, es el preludio de una desagradable notícia, que llegará en forma de elevada factura de la compañía de aguas.

Por motivos aún no resueltos (que no imposibles de controlar), la mayoría de los suministros no disponen de avisadores de exceso de consumos.

Algo tan “simple” como un hilo de agua en una cisterna de inodoro, será detectado al cabo de dos meses (o más).

La recomendación es verificar los contadores regularmente o instalar controladores inteligentes.
Y sobretodo, mantener nuestras instalaciones en perfecto estado.

Un ejemplo de “control manual”, sería dividir el total de m3 de las últimas facturas por el periodo (en días) de estas. Y así conocer nuestro consumo diario promedio.

Una vez hecho esto; con observar el diferencial de medida entre un día y otro (a la misma hora), podremos conocer si estamos fuera de la media y por tanto empezar a buscar soluciones.

No dude en consultar cualquier cuestión.


INSMUN, s.l. - Departamento Técnico